Recetas para no dormir

¿Provocación o genialidad?

Posted on: mayo 6, 2008

Hace unos días, en la plaza de toros de las ventas ..

Etiquetas:

5 comentarios to "¿Provocación o genialidad?"

No me gustan los toros. Aún así, provocación.

Saludos, Antonio.

me gustan los toros, y por eso, provocación.

Sosí, yo hubiera sacado al siguiente de la tarde en ese momento, a ver q pasaba

Me parece curioso como les asustan más los carteles de estos jovenzuelos que los pitones de los toros… es verdad eso de que lo toreros están hechos de otra pasta!!!.

Veredicto: Una genialidad muy provocativa😀 .

Sigo sin entender que la gente disfrute mientras un tipo le clava cosas a un animal….

Umm, “genialidad” ninguna: comprar una localidad y saltar al ruedo entre toro y toro es muy sencillo, carece de riesgo (la policía ni siquiera quiso intervenir hasta pasados muchos minutos) y carece tambien de originalidad: lanzarse a la plaza como espontáneo es algo que se hace desde hace siglos, con la diferencia de que los espontáneos saltaban cuando el toro está en el albero: eso sí habría tenido mérito, como tenía mérito aquellos chavales que se iban a la dehesa por las noches en tiempos de Belmonte y de Angel Pestaña (sip, a los anarquistas también les gustaban los toros), con la única luz de la Luna, a dar unos pases a un cornúpeta de seiscientos kilos con la chaqueta en lugar de capote, y con la guardia civil pisándoles los talones y disparando a matar si les cogían… Eso sí era “genial”, no lo de estos niños de papá, que compran la entrada en Las Ventas, y pasan con sus carteles en inglés para que les saque la CNN.

Y no, tampoco creo que sea una “provocación” interrumpir un espectáculo en un recinto cerrado simplemente porque no te gusta, sino en todo caso una falta de educación o de urbanidad hacia los espectadores que han pagado su entrada por presenciar un espectáculo legal. Algo así como interrumpir una obra de teatro de Lina Morgan, una ópera de Puccini o un concierto de Soziedad Alkoholika solo porque no te gusta el espectáculo. A nadie se obliga a ir a ver a SA, a Lina Morgan o a Enrique Ponce. Son espectáculos legales. Y por supuesto, quien lo desee es libre de abogar por su abolición (no es nuevo, ya las abolieron los afrancesados a principios del XIX), pero que lo haga por la vía oportuna, que no es precisamente el albero de Las Ventas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: